Nuria se vistió en su casa, con su familia. Se respiraba tranquilidad y alegría. Sabíamos que todo iba a salir bien