Carmen es la novia que todo fotógrafo quiere. Guapa, siempre con una sonrisa. Eligió un precioso vestido de Pol Núñez, zapatos de Guess y joyas familiares.

En palabras de ella misma, su casa parecía: “El camarote de los hermanos Marx”. Nos divertimos muchísimo en los momentos previos a la boda, aunque fuera diluviaba, dentro no se podía estar mejor!!